Volviendo a empezar: La vida después de la tormenta

Los Huracanes Irma y María cambiaron la vida de los puertorriqueños para siempre. Los trabajos de reconstrucción por parte del gobierno han fallado en lograr sus metas. La falta de energía eléctrica es el fracaso más evidente porque afecta todas las facetas de la vida cotidiana. Resulta irónico que la agencia peor administrada en Puerto Rico — la Autoridad de Energía Eléctrica — sea la que controle la reconstrucción y en consecuencia de ello, , el futuro de Puerto Rico.

Una sincera súplica por ayuda

Puerto Rico cuenta con una clase médica de excelencia. Gran parte de sus miembros todavía sienten la pasión de salvar vidas.

Uno de éstos lo es el reconocido radiólogo pediátrico, Dr. Roberto Marchan-Matta, quien, a pesar de la precaria situación económica afectando a toda la clase médica en Puerto Rico por los últimos diez años, se ha rehusado a abandonar el barco.

No conozco personalmente al Dr. Marchan-Matta pero la humilde y sincera petición que publicó en Facebook me tocó el corazón de forma que me propuse ayudarlo de la única forma en que sé hacerlo: diseminando su mensaje.

Aquí les reproduzco su mensaje:

Las consecuencias de dos huracanes corridos que han pasado por Puerto Rico hicieron estragos en la comunidad médica que ya estaba frágil, exacerbando los problemas que ya le aquejaban. Muchas oficinas médicas sufrieron daños. Un gran número de los pacientes se mudaron a los Estados Unidos, habiéndose estimado hasta el momento que el éxodo de personas asciende a 300,000. La carencia de servicio eléctrico ha sido un obstáculo práctico y económico que ha impedido que un gran número de médicos puedan comenzar a atender pacientes en sus oficinas.

La incapacidad de la AEE de proveer electricidad a las oficinas de servicios de salud ha empeorado la crisis que el éxodo masivo de estos profesionales a los Estados Unidos ha creado. La escasez de servicios médicos disponibles antes de las tormentas era una tragedia. Ahora se ha convertido en una crisis.

La fuga de médicos que aquejaba a la Isla antes de las tormentas motivó al gobierno a pasar una ley de créditos contributivos para tratar de disuadirlos de irse de Puerto Rico.

http://caribbeanbusiness.com/governor-presents-strategy-to-stop-doctors-from-fleeing-puerto-rico/

Sin embargo, a pesar de los mejores esfuerzos del gobierno de retener médicos en Puerto Rico, es la AEE quien en efecto tiene la última palabra para determinar si muchos de ellos se quedan o se van.

AEE: EL JUZGADOR QUE DETERMINA QUIEN SOBREVIVE Y QUIEN SE VE OBLIGADO A CLAUDICAR

Es un secreto a voces que por décadas los puertorriqueños hemos sido rehenes de la AEE, un monopolio legal, así como la unión que organiza a sus trabajadores, la UTIER. La AEE cobra $0.31 el kilovatio, la tarifa más alta por servicio eléctrico en la nación americana, a cambio del peor servicio.

Las fluctuaciones de voltaje y apagones constantes destruyen los enseres y equipos eléctricos, añadiendo costos exorbitantes a cualquier hogar o negocio además de los costos relacionados al consumo eléctrico.

Durante las últimas décadas, algunas administraciones han contemplado la privatización de los servicios eléctricos. Cuando se han sentido vientos de privatización, ‘accidentes’ inesperados han ocurrido en las plantas, ocasionando apagones a través de la Isla entera. Casualmente, en todas las ocasiones los sistemas redundantes también fallaron, por falta de mantenimiento. A nadie se le adjudicaron culpas, a pesar de que los daños económicos diarios se estimaron en $327 millones. Las pérdidas del último apagón que duró más de un día se estimaron en $817 millones.

Consistente con su rol todopoderoso al ser la entidad con el mayor control de la economía de la Isla, al presente la AEE determina dónde y cuándo se restablece el servicio eléctrico.

La prensa ha reseñado en reiterados artículos que brigadas de la UTIER han extorsionado a ciudadanos por miles de dólares a cambio de restablecerle el servicio de inmediato. Por lo tanto, la AEE y la UTIER son los que controlan el destino de la Isla en la medida en que deciden quién puede volver a abrir sus prácticas profesionales o negocios y quién no. Dicho de otra forma: A través de todas las profesiones y negocios, la PREPA y la UTIER se han convertido en los juzgadores de quien es merecedor del privilegio de dignamente ganarse la vida.

Durante los más de 113 días desde el paso de Irma han probado inequívocamente que la AEE carece de la capacidad o el deseo de restablecer la red eléctrica de Puerto Rico, manteniendo nuestra economía rehén.

A la luz de lo anterior, el Cuerpo de Ingenieros de los Estados Unidos debe venir al rescate de los ciudadanos americanos que vivimos en Puerto Rico. Al así hacerlo, debería dirigir y tomar control total del proceso de restablecimiento del servicio eléctrico, reclutando brigadas de compañías confiables como ConEdison, Orange & Rockland, Edison Electric, y Pike, las cuales han demostrado su compromiso y capacidad mientras encienden a Puerto Rico. De esta forma, el USACE se asegurará de hacer el mejor uso de los recursos que el Congreso de los Estados Unidos le asigne a Puerto Rico para la meta de encender a Puerto Rico entero a la brevedad posible.

Tengo la esperanza de que las personas con el poder decisional se den cuenta de la importancia de conectar el servicio eléctrico a la oficina del Dr. Marchan-Matta en el 271 de la Avenida Pinero. Después de todo, esa localización se encuentra en medio de un área comercial en Río Piedras, alrededor de la cual hay múltiples negocios que ya cuentan con servicio eléctrico. No está localizado en un área rural, remota o montañosa, de poca densidad poblacional y de difícil acceso, como las que salen en los videos de las brigadas ninja de la AEE que hacen alarde del “trabajo heroico” que realizan en la Isla.

https://www.youtube.com/watch?v=pRyk3sGt2Jk

Puerto Rico no puede darse el lujo de continuar perdiendo profesionales de la salud talentosos y comprometidos como el Dr. Marchan-Matta por la mediocridad de la AEE y su incapacidad de establecer prioridades. Perderlos no solamente va en contra de la política pública anunciada por el Gobernador de retener médicos en la Isla, sino que va a tener consecuencias nefastas de carácter exponencial en la vida de todos aquellos que necesiten sus servicios.

De la misma forma que el Dr. Marchan-Matta necesita que se le restablezca el servicio eléctrico en su oficina, el pueblo de Puerto Rico también necesita que tanto su oficina, así como las de todos los profesionales de la salud que se encuentran en su misma situación, puedan volver a operar contando con servicio eléctrico. Es imperativo.

Puerto Rican mother, attorney, warrior & survivor; fighting for equal environmental rights, one pipe at a time”. “Mi nada, a nadie se lo debo.” Julia de Burgos.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store